Desinencia

Diario abierto de una lectora obsesiva.

Contra la literatura infantil — Mireya Tabuas (Texto completo)

A mi amigo Fedosy, que me pidió este sacrilegio.

Cuando veo un diminutivo soy Herodes. Me gustaría asesinarlo, retorcerle el pescuezo, desmembrarle el ito que le sobra, destripárselo, extirpárselo, hacerlo trizas. Lo mismo me sucede cuando veo un arcoiris que danza (porque los arcoiris nunca faltan), un conejo que canta, una mariposa enamorada de la luna (porque la luna nunca falta), un ratón encorbatado. Todos. Todos al crematorio.

De la literatura infantil se duda que sea literatura. Y muchas veces con razón. Y cuando se refiere a ella con el sustantivo literatura, pues se acompaña siempre además —inevitablemente, compasivamente — con el adjetivo infantil, como para aclarar, como para distinguir; como para nivelar —o desnivelar—, como para sacudírsela, pues. Para marcarla. De esta línea no pasas. Nosotros aquí. Ustedes por allá.

A la literatura infantil se le ponen además como añadidura, como deslave, el sagrado deber de educa, orientar; qué se yo, llevar al niño por el camino de un bien que el adulto cree necesario. Es entonces cómo, antes que poetas o escritores, los primeros jurados —una suerte de filtro— que tienen casi todos los concursos literarios internacionales de esa categoría son un grupo de docentes —bien derechitos ellos, con lupas—, filtrando marranadas, diltrando la palabra “culo”, que está mal dicha en un cuento, aunque los niños la digan en el recreo, filtrando dudas, tristezas, extravías, filtrando lo que ellos creen que los niños no van a entender, adultos limitados de infancia. Los niños siguen siendo, para la mayoría de las editoriales pulcros alumnitos sentados en primera fila. Y si no lo son —porque seguramente no lo son los hijos de los editores— pues entonces hay que llevarlos por el carril con las letras. O disfrazarlos —es más fácil— de animalitos que cantan en el bosque, de monigotes sin vida real, sin calle, sin acera, sin apartamentico de 50 metros cuadrados. O también, otra aberración —que además incluye otra variante; el no pago de derecho de autor —está el facilismo de agarrar los relatos indígenas y “limpiarlos” de impurezas que alguien delimitó así y lanzarlos asépticos, esterilizados, desinfectados al mercado. Eso sí, con muchos dibujos, con tapa dura, a todo color. Porque hay quien dice que hay que hacer los libros para los papás que los compran, para los colegios que los ponen en la lista de útiles escolares, para el Ministerio de Educación que los exige en el programa escolar. No para los niños. Para los niños nunca.

¿Y de qué hablan los niños en el recreo? ¿Qué miran por Internet? ¿Qué ven en la televisión? Los niños hablan de violencia y hablan de sexo y se cuentan historias de terror y hablan de rabias y hablan de dolores y hablan de los divorcios de sus padres y hablan de las tetas de silicona de sus madres y de la muerte de los abuelos. Sí. Hablan de eso. Ah, y de política. Que si Chávez. Que si las ocho estrellas. Y ven en Internet páginas pornográficas, porque las ven, y juegan Counter Strike donde destripan a cuchilladas o mulen a balazos al enemigo. Y ven las películas de los canales de cable, incluso esos canales que los padres aseguran con claves siempre fáciles de descubrir. Ese es su mundo. Y mientras, mientras la literatura infantil les dice lerolero, la fiesta de los ositos panda, el baile de los hipopotamitos, la princesa y el rey. Cuando en este país no hay ositos panda, ni hipopotamitos, ni pricesitas, ni reyecitos, ni un carajo.

Y después los papás se quejan: es que le compré un librito precioso, puras maripositas de colores y el carajito ni se lo leyó. Los niños de ahora no leen, culpa de la televisión. Mejor le compro un nintendo, qué voy a hacer.

Creo que la literatura es un espacio para la representación, la ficcionalización, la revelación del sí mismo, para lo lúdico y también para lo doloroso, para el miedo, para la felicidad y la infelicidad. Para la vida. Incluso para la muerte. Y un libro es para tenerlo al lado, para que sea un pana. Creo que bajo esos parámetros debe verse la literatura infantil. No es que ahora vamos a lanzarles un Counter Strike en cuatro tomos o una página porno versión papel.No es eso —así me reducirán los más conservadores, he ahí la perversa que quiere malograr a los carajitos—. No. El caso es que hay que pensar que ésos —los chamos que se ladillan un domingo porque tienen que ir a casa de la tía— son los niños que quieren leer y para que los libros los sientan como parte de ellos deben acompañarlos en el mundo que viven, deben ser sus cómplices. ¿Qué buscan los niños en Internet, la televisión, el recreo? Compartir con sus pares, en primer lugar; reírse (aman el humor, aman el doble sentido); entender (por eso el interés por la sexualidad); asustarse (les encanta una película de miedo); querer y ser queridos —gustar y ser gustados—sentir el placer de la aventura y el riesgo (por eso el regusto por la violencia); enfrentarse a un sonido que les acecha, que oyen en los pasillos, en la cocina, a escondidas, ese rumor de la muerte. Son y quieren ser seres humanos completos y complejos, como somos los adultos. Con contradicciones, con peos.

Por eso digo. No escribo literatura infantil. Estoy en su contra. No me pidan diminutivos ni frases cortas ni lunas niñas que van al encuentro de nubes que han caído en el río. Yo escribo. y tengo la suerte, la magnífica suerte, de que los niños me leen. Y que se enrojecen, se entristecen o se cagan de la risa con mis cosas.

principal-mireya-tabuas_grande

Mireya Tabuas 

(Caracas, 1964) Periodista, dramaturga, narradora y guionista. Ganó el Premio Aquiles Nazoa en dramaturgia infantil por “El mercado de la imaginación” (1985), Premio de Literatura Infantil Mención Narrativa de la I Bienal de Literatura Mariano Picón Salas en 1991 con “Gato encerrado“. Su literatura para niños se caracteriza por la agilidad y un sentido del realismo no despojado del humor y fina gracia. Su cuento “¿Cómo besar a un sapo?” forma parte de un volumen con el cual se hizo acreedora del Premio Canta Pirulero otorgado por el Ateneo de Valencia. 

* Este texto forma parte de las ponencias reunidas en el libro “Encuentro con la literatura infantil en Venezuela” editado por La Casa Nacional de las Letras Andrés Bello.

El encuentro tuvo lugar en el año 2006 en la ciudad de Valencia, estado Carabobo.  El texto se encuentra en su versión original. 

Espero puedan disfrutarlo tanto como yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 2, 2016 por en Artículos y etiquetada con , .

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: